Sidebar

Deporte

Lanús se empieza a acostumbrar, no sólo a ganar, sino también a gustar y golear. Ya lo había demostrado en la final del Transición 2016 ante San Lorenzo, y lo repitió frente a River en esta Supercopa Argentina 2017.

A diferencia de la anterior definición, esta vez tuvo que esperar hasta el segundo tiempo para poder plasmar su superioridad. Después de un primer tiempo vibrante, pero sin goles, las emociones llegaron en el segundo tiempo gracias a una buena definición de Lautaro Acosta, a los 25 minutos.

Con el resultado a su favor, se supo replegar para aprovechar la salida en velocidad con espacios. De esa manera, aumentó a través de Pasquini, quien llegó libre por el centro del área para de cabeza establecer el 2-0.

Ya sobre el final, Pepe Sand se dio el gusto de volver a ver su apellido anotado en la pizarra de un partido trascendental para Lanús. Dejó su autógrafo, de penal, con una definición que pasó por debajo del cuerpo del arquero Batalla.

Así, el Granate, de la mano de Jorge Almirón, consigue su tercer título en menos de un año. 

 

Fuente: El Gráfico.