Sidebar

Deporte

Fue 3-1 en el Sur, en un partido que dio vuelta luego de arrancar abajo con el gol de Sand. Rojas, Martínez y Auzqui marcaron para el Millonario. El Pity jugó un gran encuentro y fue la figura. Enorme reacción del equipo de Gallardo

En la previa pintaba como un partido complicado y vaya si lo fue. Lanús se convirtió desde el primer minuto en un escollo complicado para River y, a base de manejar la pelota y los tiempos del partido, puso contra las cuerdas al visitante, al punto tal de que luego de unos minutos ya estaba ganando 1-0 con una obra del goleador interminable e inoxidable, del un conocido de la casa, José Sand. 

Sin embargo la taba se dio vuelta en el primer tiempo y las tibias insinuaciones que había mostrado River en el primer tiempo que fue todo de Lanús se materializaron para demoler la estructura Granate. Pity Martínez, de enorme primera mitad, se puso el equipo al hombro y empezó a manejar el trámite. Así, desde su creación, nació el empate que fue obra de Ariel Rojas, el retornado, y luego convirtió él mismo el tanto más importante del partido, el 2-1 que transformó el empate en victoria parcial. 

Con su grito de gol descargó la furia y la frustación de malos partidos pasados, en los que no pudo gravitar ni hacerse dueño del partido, y en los que tuvo que sufrir los insultos del público. Luego fue Carlos Auzqui, uno de los presentados durante esta campaña, el que selló el 3-1 definitivo. 

Una gran muestra de carácter de River para dar vuelta un partido chivo. 

 

 

 

Fuente:El Gráfico