Sidebar

La inteligencia artificial dio un gran salto esta semana cuando Libratus, una supercomputadora que puede aprender de sus errores, no sólo descubrió cuándo los humanos querían engañarla, sino que logró confundirlos a ellos. La competencia tuvo lugar en Pittsburgh, Estados Unidos.

Desde que Donald Trump decretó su veto contra inmigrantes y refugiados se han detonado diversas reacciones de crítica y aversión contra esta práctica, particularmente entre las compañías del ramo IT. Google ha creado un fondo solidario para los afectados y ahora los empleados de Twitter se unen a esta ola de esfuerzos con un donativo millonario.

Más artículos...