Sidebar

Ciencia

Un extraño objeto de aproximadamente dos metros se dirige hacia la tierra y chocara con esta el 13 de noviembre próximo, cerca de la costa de Sri Lanca, predice la Agencia espacial Europea. El misterio pasa porque cuando calcularon sus elementos orbitales, descubrieron que su densidad es muy baja, tan solo el 10% de la del agua. Esto hizo pensar a los especialistas, que en realidad se trata de una parte obsoleta de algún cohete lanzado anteriormente, que finalmente hace su re entrada a la atmósfera.

“Las partes del objeto que no se quemen al entrar a la atmósfera caerán a unos 100 kilómetros al sureste de la costa de Sri Lanka el 13 de noviembre”, predice la agencia.

“Pero de todas formas será espectacular, luego de que por algunos segundos el objeto se volverá bastante brillante en el cielo diurno”, escribió en su sitio el Centro de Coordinación para Objetos Cercanos a la Tierra de la Agencia Espacial Europea.

Los observadores vieron al objeto, etiquetado como WT1190F, el 3 de octubre, dijo la agencia. Luego se dieron cuenta que ya había sido visto antes, en 2013, por el Catalina Sky Survey de la Universidad de Arizona.

El astrónomo Marco Micheli dijo que la caída del objeto ofrecerá “una oportunidad ideal para probar nuestra preparación para futuros eventos de entrada atmosférica que involucren asteroides, esto debido a que los componentes del escenario actual, desde su descubrimiento hasta el impacto, son muy similares”.

Si resulta ser un residuo espacial hecho por el hombre, sería “una pieza perdida de historia espacial que viene nuevamente a perseguimos”, dijo Jonathan McDowell, astrofísico del Centro para Astrofísica Harvard-Smithsonian, en declaraciones a la revista científica Nature.

Esto nos remonta a la re entrada de la estación espacial Skylab, un evento que se volvió una sensación en los medios en 1979. Partes de la estación sobrevivieron a la re entrada y cayeron en Australia.

Ahora que los científicos saben que el WT1190F viene de regreso, han organizado una campaña global para observar la entrada y el impacto.

Los científicos han estado alarmados desde hace tiempo por la posibilidad de que un asteroide desconocido aparezca de la nada y se encuentre en colisión con la Tierra.

De hecho, el encuentro ocurre a solo unas semanas del descubrimiento de un nuevo asteroide, que viaja a 124.000 kilómetros por hora y que paso el viernes y sábado a una distancia de 480.000 kilómetros de la Tierra.

Desde la llegada del Meteorito de Chelyabinsk en Rusia, se ha reforzado el interés de este tipo de fenómenos.